Blogia
litteraemundi

CONSEJOS PARA FOMENTAR LA LECTURA

HTML clipboard

Lo que son las redes de hoy en día en internet, a través de facebook he descubierto 10 consejos para lograr que los niños odien la lectura comentados por Teresa, quien los había visto en otro sitio. Alguien los verá aquí y seguirán rulando (espero). Ahí va:

La lectura es al aprendizaje y a la vida lo mismo que la verdura a nuestro cuerpo: todos sabemos lo buenas que son para los niños (y adultos) y pocos hacemos uso de ellas.

Leer es una perfecta manera de ampliar conocimientos, vocabulario y a la vez de aprender a escribir. Sin embargo, la falta del hábito de lectura es una de las mayores epidemias sociales que existen, en parte porque alguien, en el transcurso de nuestras vidas, llevó a cabo alguno o varios de estos diez consejos para que los niños odien la lectura.

  • Cuando empiecen a leer en voz alta, interrúmpelos constantemente para marcarles sus errores: Creo que no hay persona en el mundo a la que le guste hacer una actividad que es corregida una y otra vez por los demás.
  • Oblígales a leer: En la línea del anterior punto. No hay nada más eficiente que obligar o “mandar” hacer algo para conseguir el efecto contrario.
  • Menosprecia sus gustos y no respetes su criterio: ¿Esto quieres leer? ¡Pero es muy aburrido! ¿No preferirías este otro tan bonito? Es mejor que lean lo que les gusta que acaben por no hacerlo al tener que leer lo que no les gusta.
  • Imponles lecturas: “Ahora que ya has acabado este libro, empieza por este otro. A mí me encantó”. Para gustos colores, cada cual que decida qué leer.
  • Pídeles que te hagan un resumen: No transformes el placer de leer en un trabajo. La lectura debe ser algo agradable, nunca un ejercicio (¿por qué nadie pide a los niños que resuman los capítulos de dibujos animados?).
  • Controla todo lo que leen: Está bien que te intereses por lo que leen, pero no hay que examinarles ni interrogarles al respecto.
  • Recuérdales los beneficios de leer: “Si lees mucho te harás más listo y sacarás mejores notas“… casi tan odiosa como “come hijo, que tienes que crecer”.
  • Relaciona los libros sólo con los deberes: Muchos libros sirven para aprender cosas, muchos otros simplemente cuentan historias agradables (o no) de leer. Son tan recomendables los unos como los otros.
  • Castígalos sin tele por no leer: Cada vez que se castiga a un niño sin A, por no hacer B, se consigue que el niño quiera aún más A y odie aún más B (en cristiano, el niño querrá ver la tele y le cogerá manía a la lectura).
  • Exígeles lecturas inadecuadas: Ni hay que exigir las lecturas, como ya hemos dicho, ni deben ser inadecuadas para la edad o estado madurativo de los niños.

El decálogo forma parte de la Guía pràctica per a fer fills lectors (Guía práctica para hacer hijos lectores) enmarcada en la campaña Llegir ens fa més grans de la Generalitat de Catalunya.

No sé vosotros, pero yo soy uno de tantos adultos que ha retomado el placer por la lectura a los veintitantos, después de perderlo (si es que alguna vez lo tuve) durante el periodo escolar.

Espero que las cosas hayan cambiado y espero no seguir ninguno de estos consejos, por el bien de mis hijos.

Con motivo del reciente Día del Libro, y embarcados en medio de una crisis, se insistía en que la lectura, los libros, son una forma de ocio, una alternativa asequible. Además de esta perspectiva economicista del hecho de la lectura, que por supuesto también nos interesa, hay que destacar que la lectura es ocio, desde luego, y como tal ha de ser algo que se disfrute. A menudo las iniciativas dirigidas al fomento de la lectura, en el ámbito educativo sobre todo, han pasado por la imposición de una lectura que ha provocado más rechazos que adhesiones. Pero no son las únicas iniciativas, y sobre todo en el ámbito educativo. A ver si podemos presentaros alguna... ¡Atentos!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres