Blogia
litteraemundi

NICK TOSCHES, DANTE ALIGHIERI, UN MANUSCRITO Y EL SECRETO DE LA TRINACRIA

EL MANUSCRITO DE DANTE (+)

NICK TOSCHES (+)

LA FACTORÍA DE IDEAS , 2007

19,95 €

 

De entrada, al ver la portada cuando recibí este libro, pensé mal: "otro intento de best-seller con una novela pseudo-histórica". Pero me equivoqué. Nick Tosches , en esta novela al menos, se amolda a lo que el editor dice de él en las solapas de la portada: "uno de los escritores más originales e individualistas en activo en nuestros días". Y resulta que sin ser una figura mediática, su obra tiene un gran reconocimiento literario, en especial sus biografías, de las que cabe destacar las de Jerry Lee Lewis y Michele Sindona, un financiero de la mafia que también aparecerá en esta novela. Por otra parte, Tosches es un escritor formado a sí mismo, procedente de un ambiente que en principio no haría posible imaginar su futuro en la literatura. Autodidacta en lenguas clásicas e italiano, es un especialista en la vida y la obra de Dante, lo cual demuestra en esta novela.

Nick es uno más de los personajes de esta historia, el protagonista junto con el propio Dante. La narración salta de un tiempo a otro y de un protagonista a otro protagonista. Y empieza fuerte. El pistolero Louie hace su "trabajo" en medio de un contexto de bajos fondos y sordidez en la Gran Manzana de Nueva York. En plan thriller psicológico, junto con la acción descarnada del asesinato a sangre fría y las relaciones sexuales apresuradas con una prostituta, las pinceladas de Louie presentan un cuadro del mafioso que disfruta con su forma de vida. Nick, también de origen italiano, tiene sus conexiones con la mafia, criado en un barrio, y una infancia, en el que la mafia es el único referente. "Tenía seis años cuando tomé por primera vez la vida de otro". "(...) Bueno, el caso es que un chaval estaba arrastrando una de esas carretillas rojas de metal, vieja y muy usada, llena de pilas de periódicos viejos y empapados. No recuerdo si lo blandía abiertamente o si lo sacó de la carretilla cuando llegué hasta él, o él hasta mí; pero recuerdo que blandí el cuchillo de carnicero en mi dirección y que me dijo: -Eh, chico, ¿tienes ganas de morir?. Sentí miedo. Pero, como comprendí después, no era el enorme cuchillo lo que me asustaba, ni tampoco el chico. Era la pregunta". "(...) Así que le di un puntapié en la espinilla con toda la fuerza de que fui capaz. Dejó caer el cuchillo de carnicero. Lo recogí. Lo apuñalé con él. El chico cayó hacia atrás (...). Salté sobre él y me puse a horcajadas sobre su vientre flaco, y le abrí la flaca garganta con la hoja del cuchillo, lo que le arrebató primero la voz y después la vida. No lo había matado a él, sino a su pregunta. Él se fue con ella".

Así de crudo, Nick Tosches confiesa su primer asesinato. No será el último. En medio, su estancia en Cayo Largo, su temor a morir por una gangrena en un nimio accidente de motocicleta y, sobre todo, sus reflexiones sobre el panorama editorial estadounidense y su papel en él. De verdad, entre las páginas 74 y 108 hace un repaso crítico de la conversión de los editores en ejecutivos comerciales que realmente merece la pena. La carta que dirige a sus editores, aunque pueda sonar populista, muy de intelectual inconsciente de la necesidad comercial para vender sus libros, es memorable por cómo pone en evidencia el desconocimiento que a menudo se tiene del "producto" que se quiere vender, atendiendo exclusivamente a sus estadísticas de venta, cifras y mercadotecnias varias. Sobre todo es interesante porque dibuja muy claramente las tendencias empresariales, totalmente ajenas a la cultura y al valor cultural de los libros, que se dan en las empresas editoriales, de medios de comunicación y de contenidos llamados culturales. Una tendencia, por lo demás, no privativa del mercado estadounidense.

En cuanto a Dante , su papel me ha resultado un poco más confuso. La novela nos acerca la vida del poeta italiano y sus tribulaciones en pos de la poesía perfecta, del verso capaz de capturar en palabras, rimas y ritmos todo el sentimiento, toda la emoción y toda la razón que quiere expresar. Casi una meta imposible que parece haber alcanzado con la Divina Commedia . Y es que la construcción de estos poemas aparece como una búsqueda vital, personal, a través de la filosofía medieval del momento, plena de simbolismos, mezcla de culturas y religiones. Ayudado por un viejo judío, custodio del códice del sello, con el símbolo de la Trinacria , el tres que está dentro del tres que está dentro del tres. En suculentas conversaciones entre Dante y el judío, conocemos buena parte del pensamiento simbólico de judíos, cristianos y musulmanes en torno a la existencia de Dios y su manera de comunicarse con el ser humano, las mezclas entre los pensadores de estas tres religiones, los misterios de la Cábala judía, las ideas aristotelianas de Tomás de Aquino o las aportaciones árabes.

En la alternancia de capítulos seguimos las peripecias de Nick Tosches, Louie, Jack el Largo y otros mafiosos, para hacerse con el único manuscrito existente, de la mano del propio Dante, de la Divina Commedia, hallado por casualidad en una cámara cegada en el sótano de la Biblioteca Vaticana; sacado a escondidas por el sacerdote responsable de la biblioteca, trasladado a Sicilia, lugar de origen de este sacerdote, y robado por Nick y Louie, un reguero de asesinatos acompaña el proceso de autenticación del manuscrito por media Italia. Y por otra parte, seguimos también a Dante, atrapado en su matrimonio mientras ama a la dama Portinari, a quien dedica sus poemas, la bella Beatriz. Condenado a muerte en sus luchas de poder en Florencia, finalmente exiliado y dependiente de los mecenas, recala en Rávena de mano de Guido Noveno da Polenta, mientras inicia la búsqueda de un sabio musulmán, de residencia desconocida en el centro de la Trinacria : el tres dentro del tres, dentro del tres, dentro del tres.

En definitiva, se trata éste de un libro muy recomendable que combina el trepidante estilo del thriller, de acción rápida y áspera, con la reposada narración y debate filosófico, al tiempo que describe la Florencia medieval y recorre el mundo occidental moderno, desde las playas de Cuba hasta los lujosos hoteles de Londres o París. Y todo en pos de un manuscrito de principios del s. XIV con la sola particularidad de contener el único vestigio del puño y letra del mismísimo Dante Alighieri.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres